BLOWN AWAY – TEMPORADA 2 EP 03 – NETFLIX



“Blown Away”, un emocionante reality de Netflix sobre Vidrio Soplado.

Netflix se ha hecho eco de la antiquísima y cada vez menos usada técnica del vidrio soplado y lanza “Blown Away”.

 

Se trata de un reality de 10 episodios donde los concursantes, expertos vidrieros o graduados de bellas artes, compiten entre ellos para ser el mejor soplador de vidrio. Una de las juezas, Katherine Gray, es una respetada artista en la materia. El premio es una residencia en el Museo del Vidrio de Corning.

Pero antes centrémonos en los inicios, ¿qué es y cómo surgió el vidrio soplado?

La técnica del vidrio soplado

Hablar de vidrio y de vidrio soplado es remontarse al siglo I a.C (aproximadamente), a la zona de Siria donde se difundió por todo el Mediterráneo con el Imperio Romano. En esta época se utilizaba fundamentalmente para realizar bisutería y, desde su descubrimiento, fue un material muy útil y valorado.

El vidrio es un elemento mágico y lleno de vida, siendo el calor el que lo convierte en una masa con capacidad maleable que, posteriormente, se endurece. Compuesto fundamentalmente por tres minerales, sílice, sodio y calcio, se somete a temperaturas de hasta 1.150 grados. El soplador es el que transforma dicha masa moldeable en auténticas obras de arte.

No es un proceso para nada sencillo: esas elevadas temperaturas hacen peligrar la integridad del material, convirtiéndose en un riesgo, también, para el propio artesano. Durante este procedimiento, el vidrio necesita un tiempo riguroso de enfriamiento para poder cambiar de estado, si se hace demasiado rápido podría romperse. En la fase de frío es cuando se produce el cambio de textura, color y resistencia. Controlar esta técnica, es dominar la ecuación del fuego y el tiempo, en la que se requiere un plus de experiencia.

(Cabe destacar que los principales vidrios usados en esta técnica son el vidrio borosilicato y el vidrio reciclado. Este último proviene, como su nombre indica, de envases reciclados. Una forma interesante de conservar el medio ambiente y transformar lo usado en arte).

 

El vidrio en reality show, Blown Away

“Blown Away” demuestra que no solo es el producto final lo que capta la atención del público, siendo el proceso de fabricación algo digno e hipnótico de observar. Es realmente fascinante ver como un profesional trabaja a tan peligrosas temperaturas, como sopla burbujas que son puro fuego y como trata los tiempos con tanta precisión. Hay que añadir la gran y absurda competitividad entre los concursantes, una emotiva banda sonora y ese fantástico premio. Netflix ha sabido mezclar el arduo e interesante proceso de esta técnica con las características propias de un reality. Unos ingredientes explosivos.

El formato sigue una línea parecida al conocido programa culinario “MasterChef”, donde cada episodio se les reta a realizar una escultura de vidrio a través de un brief. Al igual que el resultado de una receta con el plato final, la escultura se presenta a los jueces y uno de los concursantes es eliminado bajo criterios de poca creatividad o mal concepto de diseño. Otro es coronado como el mejor del programa. Así sucesivamente, hasta el enfrentamiento entre los dos últimos supervivientes o, dicho de otro modo, finalistas.

Para atractivo de la audiencia, las pruebas tienen un límite de tiempo entre cuatro y ocho horas, los concursantes tienen el lugar del trabajo uno al lado del otro y deben usar las mismas herramientas. Estas reglas tienen la intención científica de mostrar como se relacionan en un laboratorio, pero también, están para incentivar los posibles enfrentamientos entre los contrincantes, algo que resulta tan interesante a ojos del espectador. Además, está el suspense extra que supone la rotura de las piezas cuando ya están a medio terminar e incluso acabadas, pudiendo destrozarse en un momento crítico y decisivo.

 

Sin duda, puro entretenimiento y diversión asegurada en un “reality show” muy adictivo que trata de una milenaria, minuciosa y peligrosa técnica. Netflix le ha dado valor a algo que estaba cada vez en más desuso, otorgándole un toque de modernidad y nuevas oportunidades al dárselo a conocer a los jóvenes de hoy en día. Como punto final, recalcar la importancia del vidrio una vez más, pudiendo ser, incluso, el protagonista de un programa de entretenimiento.

Tambien te puede interesar:

Deja un comentario